El amor como segunda oportunidad

En una finca, una pequeña estableció un vínculo inquebrantable con los animales basado en la empatía y en el amor. A pesar de que su familia no compartía dicho vínculo, sino que se limitaban a cuidar de ellos, el cariño que la niña le brindaba a los caballos, vacas, cerdos o a cualquier animal de la finca, se asemeja a un amor a primera vista. La pequeña nunca supo qué era jugar en el celular o ver televisión; sus mejores amigos eran cuadrúpedos que resoplaban y galopaban. Se pasaba las tardes acostada en el pasto, luego de hacer sus deberes, junto a sus cómplices y, aunque era muy niña, tenía dos cosas muy claras: amaba profundamente a los animales y quería ser “doctora del cerebro”.

Continuar leyendo