LA MENTE DETRÁS DE LOS DISEÑOS DE MAAJI

Por: Isabella Restrepo Botero

Imagen tomada de Maaji

Laura Martínez es la subdirectora de diseñado de Maaji. Actualmente está encargada de las líneas de vestidos de baño, ropa de playa, ropa de niños y accesorios, además de todos los proyectos de protective wear, línea de ropa de protección que se lanzó debido a la contingencia por el Covid- 19.

 

¿Que define a la marca Maaji?

“A Maaji la define su poder de hacer lo imposible realidad. Los retos que tenemos a diario no se tienen normalmente en las marcas, porque nos desafían a pensar más allá, a ser muy creativas e idear cosas que nadie más está haciendo y llegar a lugares donde otras empresas no han llegado. Eso nos ha llevado a alcanzar cosas que nunca hubiéramos imaginado, como pasa en este momento con la línea de Protective Wear o con una alianza que tuvimos un tiempo atrás con Rapsodia. Todos estos logros han hecho que seamos únicos en elaborar productos que nadie espera y que seamos pioneros en creatividad y reinvención”.

Imagen tomada de Maaji

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar una colección y que buscas reflejar?

“La esencia de Maaji es hacer cosas fuera de lo común a partir de mezclas inesperadas. Siempre partimos de una gama de colores llamativos, que sean comerciales y muy cool. Tenemos una identidad muy marcada, pero lo que hacemos principalmente es una mezcla ecléctica de lo que viene o se vio en pasarelas. Algo innato entre Juliana Londoño y yo es que somos las encargadas que crear las colecciones desde cero. Nos inspiramos en cómo sentimos, en la vibra artística y cultural del momento, juegan varias cosas a la hora de sentarnos a diseñar. No te podría decir exactamente que nos inspiramos en algo especifico como libros, sino que es la cultura, el mundo, la riqueza, es ver, buscar aquí, allá y tener los ojos abiertos cien por ciento todo el tiempo”.

 

¿Cuál es el reto más grande de diseñar en el mundo moderno, un mundo que busca nuevas maneras de producción y consumo?

“Personalmente no creo que sea difícil, sino que reinventarse a muchas compañías les toma tiempo, pero Maaji está en un punto, en que reinventarse es tarea del día a día. Hoy hacemos las cosas de una manera y mañana de otra, porque siempre buscamos maneras diferentes de innovar y de ser más eficientes, creativos, ecológicos y responsables con el mundo, entonces ese valor de marca está siempre presente con nosotros y eso facilita las cosas, porque estamos hablando desde el mundo moderno, el hoy, lo que pasa y la contemporaneidad. Todo esto hace que nosotros como marca siempre estemos ahí, se podría decir que pisándole los talones al futuro, estando atentos e imaginando que va a pasar mañana y como nos vamos a enfrentar a él. Sin mirar atrás o a la competencia, nosotros siempre tenemos un feeling de mirar hacia adentro, creernos el cuento, tomarnos de la mano como compañía, lanzarnos con convicción con la decisión que estamos tomando, pero teniendo presentes los valores de marca.”

Imagen tomada de Maaji

¿Qué es para ti la moda sostenible?

“Creo que el concepto de moda sostenible todavía no lo tienen muy claro las personas y hay tergiversación del tema. Se cree que una prenda es sostenible solo porque está hecha de poliéster reciclado, pero no es así si al final no cumple un ciclo completo. Para mí y para la marca, ser sostenible es ser consciente y tratar de hacer las cosas bien de principio a fin, mejorar, cambiar el chip. También es ser ecológico, reducir la huella de carbono, cerrar el ciclo, es un proceso que lleva tiempo y hay que ser conscientes en esa transición. Creo que nosotros lo hacemos, incluso tenemos un departamento que se dedica a la innovación y sostenibilidad, pero aún no estamos al cien por ciento y todavía nos falta por recorrer en cuanto a limpieza y consciencia. Podemos tratar, pero hay momentos en que se dificulta porque somos seres humanos y hasta que todo el sistema no se transforme va a ser muy complejo que una empresa pueda estar completamente limpia. Debemos tener nivel de consciencia a la hora de elegir un proveedor, del proceso en que se desarrollan los productos, se empacan y despachan, es una cadena y necesitamos unir fuerzas de todo el sistema para poder hablar realmente de sostenibilidad.”

 

¿Cuál es la diferencia de trabajar con las telas tradicionales y con material ecológico?

“Hoy la gente está creando materiales ecológicos, pero nos falta mucho, estamos muy crudos. En todos los derivados del petróleo, el sistema está muy experimentado porque llevamos más o menos 80 años tratando de hacer poliéster más liviano, que se sienta mejor y más confortable, que respire y no se arrugue, en fin. Llevaban trabajando eso demasiado tiempo y a las materias primas naturales no tanto, entran muchas cosas a jugar allí, por ejemplo, si están teniendo procesos químicos, entonces buscar que toda la cadena sea limpia y es un tema complicado, pero creo que el mundo hoy se está transformando, las empresas están tratando de llegar ahí, de lograr materiales ecológicos que estén al nivel de los que no lo son. Creo que esa transformación es difícil para el producto porque la gente está acostumbrada a tener una camisa hecha en nailon y después te llega una que es ecológica y que no es tan buena al tacto, entonces estás compitiendo con características de dos mundos diferentes. Ahí debe haber una balanza en el consumidor, saber qué es lo más importante para él, el cambio empieza por ellos porque son los que tienen la decisión de compra, entonces si ellos están dispuestos a adaptarse a esos materiales que son más toscos y no tan tecnológicos, entonces ahí si va a haber un cambio, pero si ellos esperan que lo sostenible tenga el mismo acabado y todo lo que tiene un producto que no lo es, es ridículo, no lo estamos alcanzando como sistema, pero si estamos en el camino”.

Imagen tomada de Maaji

¿Cómo crees que está evolucionando la moda en un mundo que busca lo sostenible?

“Con la pandemia, el sistema moda colapsó. Hoy el mundo no va a volver a ser lo que era antes y no vamos a tener los inventarios que teníamos antes. No vamos a ver pasarelas, desfiles y ferias de producto durante mucho tiempo. Hoy tenemos una raya roja en la historia de la moda, porque sin duda nos estamos transformando, antes en un taller trabajaban 38 personas juntas (todo el equipo de desarrollo) y ahora estamos separados, pero debemos lograr que el producto salga igual. Todo cambia, estamos trabajando con todo lo que tenemos a la mano, reinventándonos y haciéndolo de una manera diferente a como lo hacíamos antes, hoy vendemos lo que hay, lo que tenemos, y no producimos más de lo que se necesita y creo que es el chip al que debemos cambiar. Cero desperdicios, hacer y programar las cosas con consciencia, reducir los inventarios, diseñar pensando en ser humanos y en proteger el mundo en el que vivimos.”

 

¿Cuáles son las empresas pioneras en este tipo de moda?

“Hay muchas, en Colombia la gente no las conoce, pero digamos que Uniqlo puede ser un ejemplo perfecto en sostenibilidad, ellos tienen un ciclo cerrado y son una excelente empresa. Everlane es una empresa increíble que admiro demasiado porque son sobresalientes en el desarrollo de productos y calidad. Otra de ellas es Mate the Label, que también es buenísima. Pero todo esto está encasillado a prendas mucho más simples y básicas que se pueden usar en el día a día. Yo espero que pronto lleguemos allá y que la gente le preste menos atención a la belleza de lo interior y no a las apariencias”.

 

¿Quiénes son tus referentes?

“Todo lo que veo, oigo a diario como un webinar, artículos de revista, una planta que tengo en mi casa. Definitivamente mis referentes no se limitan a cinco que pueda nombrar, porque cualquier cosa que veo, que me llega, pude ser un referente para hacer mi trabajo. Si me hablas de referentes como persona diría que Michelle Obama, Bill Gates, gente que admiro por su percepción, su lucha por el mundo, por el cambio y la transformación, por sus valores. Creo que a los que hay que admirar son a los que están cambiando el mundo, moviendo y jalando desde la punta para que los demás cambien su forma de pensar, sus hábitos y lo que están haciendo. Incluso un referente muy importante para mí y aunque suene cliché es Manuela Sierra, creo que ella como jefe me enseña a diario que no hay barreras ni limites, que todo se puede lograr, que el mundo es tan grande y tan chiquito como tú lo quieras ver.”

 

¿Además de diseñar prendas con materiales sostenibles, también tienes un estilo de vida sostenible?

“Trato en todo lo que puedo, en los hábitos grandes y pequeños. Intento no comprar mucha ropa, si lo hago es más que todo marcas responsables como las que nombré ahora, a veces también compro Zara porque al estar en el mundo de la moda eso también me atrae, pero sin duda trato de ser muy consciente con la compra. Con respecto a la alimentación, si soy cien por ciento consciente en comprar lo que pueda sin plástico, en ser más limpia, pero creo que hoy en Colombia no es una tarea fácil”.

 

¿La moda sostenible debería ser más costosa? ¿Hasta qué punto es negocio o verdadera preocupación?

“La moda sostenible es más costosa porque cuando las cosas salen por primera vez tienen menos demanda, están en desarrollo y valen más. Por ejemplo, cuando nacieron las medias veladas y el nailon era limitado, eran más costosas. O cuando nació el poliéster, pues valía más, pero cuando se empezó a vender de manera masiva bajó el precio, pero es como todo en el mercado, que depende de la demanda, y eso lleva a determinar su precio. Mantener un cultivo sostenible donde estas fumigando con productos que pueden dañar al ser humano, a la planta o la tierra, seguro no vale lo mismo y, claramente, tendrá un impacto en el costo. Si es negocio o no, va más allá de eso, las empresas tienen que ganar para poder pagarle a sus empleados, sobrevivir en el tiempo y un negocio que no es rentable no tiene sentido ni es viable, pero claramente hay que apostarle y es el camino, o nos vamos a quedar sin planeta y sin donde vivir”.

Imagen tomada de Maaji

Proyecto del énfasis en periodismo digital de la Universidad Eafit

Autoras:

Camila Ortiz

Mariana Bernal

Valentina Mora

Isabella Restrepo

María José Cuartas