La lucha por los derechos LGBTIQ+ está lejos de acabar