Skip to content

Las “matronas” de Kratos

Manuel Bedoya

Kratos es un programa interdisciplinario que ofrece la Universidad EAFIT junto con aliados como Postobón y TCC, y que está conformado por estudiantes y profesores engomados por crear proyectos de ingeniería con tecnologías innovadoras. Ese es el caso, por ejemplo, de desarrollos como el vehículo electro-solar (VES), el vehículo de tracción humana (VTH) o el vehículo de movilidad ecológica incluyente (MEI), en los cuales las mujeres han tenido un rol protagónico.

Daniela Villegas, por ejemplo, trabaja con el VES como líder del sistema de carrocería y acompaña procesos de branding y marca dentro del programa; Carolina Posada, es líder de comunicación y mercadeo en producción de contenido; y Pamela Castaño, es capitana del equipo e integrante de electrónica en el panel.

Estas tres mujeres, desde sus diferentes roles, le han dado ese toque diferencial al proyecto Kratos. En palabras de Daniela y de Carolina “no es solo es demostrar que podemos, sino demostrar esa sensibilidad y amor al programa que muchas veces a los hombres les cuesta (…) Volvimos todo un poco más cálido”, cuentan.

Para ellas Kratos no es solo un programa de la Universidad, sino un espacio de aprendizaje donde confluyen todo tipo de habilidades, y donde personas de todas las carreras pueden colaborar con lo que saben y consolidar buenas bases para desempeñarse en el ámbito laboral.

El programa comenzó como Cambria, con solo veinte personas, y con el tiempo pasó a ser Kratos. Poco a poco ha conseguido una gran cantidad de logros y avances en soluciones sostenibles que impactan internacionalmente. La participación en un concurso de vehículos electro-solares en Bélgica o el envío de un nanosatélite a la estratósfera son ejemplos de las cosas que este equipo es capaz de hacer.

Las matronas de Kratos son lideresas, no autoritarias: están junto a su equipo apalancando, desplegando y ejecutando procesos, generando confianza sin dejar de lado sus responsabilidades. Para ellas, la clave es preparar el escenario para que las cosas pasen, tomando decisiones y guiando de manera horizontal.

¡Mayor inclusión femenina!

“Ahora, el ver que tenemos una capitana, que hay tantas lideresas competentes y que son valoradas, nos motivamos a crecer sin sentir limitación por el hecho de ser mujeres”, dice Pamela. Y es que desde que todo comenzó, con Cambria, más mujeres se han sumado y han incidido al progreso que ha tenido el programa.

Este hecho es un paso importante en procesos de inclusión de más mujeres en profesiones como la ingeniería, pues según un informe de la Fundación Universitaria Salesiana, nutrido con información del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies), en 2021, del total de profesionales en ingeniería en Colombia, apenas una cuarta parte (el 25 %) son mujeres.

En las áreas más técnicas, incluso, Kratos marca un diferencial en esta tendencia: en carrocería las mujeres han pasado de ser “contadas con la mano” a ser alrededor de la mitad de todo el equipo. Así, el estigma de que es “cosa de hombres” se ha ido desvaneciendo y rangos donde la figura masculina se mantenía, ahora son ocupados por mujeres.

Al final, en Kratos, no hay una “competencia” entre hombres y mujeres, todos se miden con la misma vara: son un grupo de personas que tienen sus objetivos fijos y trabajan en equipo para conseguirlos sin importar su campo de estudio o su género.

Ahora, este equipo que co-construye, sabe escuchar y le apunta a la equidad de género, se prepara para una nueva temporada con muchos retos, entre ellos la participación en Ilumen European Solar Challenge, en Bélgica, en el mes de septiembre de 2022.