Aguas abajo: las grietas de Hidroituango

Valeria Jaramillo

“Estamos en las manos de Dios para que nos proteja de ese monstruo llamado Hidroituango”

Marciliano Barragán.

Transcurría la mañana de sábado con aires de celebración. Los comerciantes adornaban sus negocios con la temática del Día de la Madre, preparándose para la festividad del día siguiente. Al corregimiento de Puerto Valdivia llegaban los campesinos de las verederas aledañas en sus caballos, y en general, había gran movimiento en el pueblo.

Marciliano Barragán, un pescador, estaba contento por las numerosas ventas que resultaban. Pensaba en el domingo, y en poder compartir con su familia la fecha especial que se acercaba.

La tranquilidad permaneció hasta la 1:30 de la tarde. A esa hora, los habitantes comenzaron a notar que el río Cauca presentaba unos niveles de agua superiores a los acostumbrados. La población hizo hipótesis: algunos creían que se trataba de una crecida del río cualquiera, como a veces sucede por las lluvias. A otros no les parecía normal la situación, y empezaron a alertarse. Entre comentarios que iban y venían, se dieron las tres y media de la tarde, cuando se enteraron que lo que sucedía era más grande de lo que imaginaban.

El río corría a una velocidad desenfrenada, mientras las aguas duplicaban su tamaño en minutos. De pronto, unas patrullas de la policía y el ejército recorrieron el territorio con las sirenas encendidas, solicitando a los residentes evacuar de inmediato. Un taponamiento en un túnel de Hidroituango había provocado el desborde del río.

Era inevitable, debían salir del lugar antes de quedar atrapados bajo la creciente. No tenían tiempo ni de regresar a casa por sus cosas.

Así fue como el caos comenzó: la gente corría angustiada de un lado a otro, los adultos mayores y las personas discapacitadas fueron socorridas por sus vecinos, los caballos eran controlados por sus dueños y los comerciantes abandonaban sus negocios, tan apresurados que algunos salieron sin cerrar sus puertas.

De este modo, aferrados a la esperanza de salvaguardar sus vidas, tuvieron que marcharse. Dejaron atrás sus pertenencias: los enseres, las viviendas, los animales, los negocios y el recuerdo de un pueblo que fue su hogar durante años.

Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0004
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0005
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0006
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0007
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0008
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0009
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0010
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0011
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0012
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0013
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0014
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0015
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0016
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0017
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0018
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0019
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0020
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0021
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0022
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0023
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0002
Fotorreportaje Valeria Jaramillo_page-0003

Anterior
Siguiente

Un rastro que perdura en el tiempo

Han pasado cuatros años desde aquel 12 de mayo de 2018, y Puerto Valdivia aún no sana sus estragos. En el pueblo quedan las huellas del desastre que destruyó casas, negocios, cultivos y patrimonios como el puente peatonal Simón Bolívar, que conectaba al sector Tapia con el sector Remolino.

Los habitantes pasaron de caminar 100 metros a recorrer 5 km para cruzar al otro lado. La escuela, la arrocera, el parque, el cementerio, el puesto de salud y la iglesia, accesos por los que se llegaba a través del puente, resultaron con afectaciones en sus estructuras. La escuela, el parque y el puesto de salud quedaron completamente devastados.

Para brindar los servicios médicos adecuaron un hotel, y los niños que iban a la escuela deben mezclarse en una institución educativa con los estudiantes de secundaria. A pesar del tiempo que ha transcurrido desde la contingencia, los avances en las reconstrucciones son pocos, lentos e inacabados. Una evidencia, es que del puente solo se han hecho sus dos extremos.

Extremo del Puente Simón Bolívar, sector Tapia.

Hay familias para que las que el río no tuvo clemencia, y les arrebató todo lo que poseían. Con las viviendas también se fueron sus corrales y cultivos, que de paso era la fuente de sustento de una población en su mayoría campesina. Isabel Sinitavé es una adulta mayor de 76 años. Antes de que el río destrozara su casa, tenía un criadero de cerdos, vendía leña, leche, suero y embutidos. Con su negocio, más el arriendo que recibía por una propiedad, alcanzaba a tener más de un millón de pesos en ingresos mensuales. “Estaba hecha”, evoca con nostalgia.

En este momento, vive en la casa que tenía arrendada y su única entrada económica es un subsidio de 80.000 pesos que recibe del gobierno. El total de sus pérdidas fue aproximadamente de 30 millones y hasta noviembre de 2022 no ha recibido lo correspondiente por parte de EPM (Empresas Públicas de Medellín), propietarios de Hidroituango, por los daños a sus bienes.

Al igual que Isabel, son más los ancianos en ruina, especialmente los que habitan el sector Remolino, una zona donde muchas casas quedaron reducidas a los escombros. Algunos obtuvieron dinero para organizar las viviendas deterioradas, pero fue tan escaso que apenas pudieron hacer arreglos como la reconstrucción de los techos. Aunque pasen los años, los meses, los días, ellos siguen esperando.

Esperan que se cumplan las promesas que una vez les hizo EPM de comprarles sus predios o reubicarlos en una zona segura. Esa ilusión los hace creer que cuando los entes externos visitan el corregimiento, como la prensa, es porque les entregarán las reparaciones pertinentes.

Bolsillos vacíos

En las ventas del comercio se refleja la soledad del pueblo. John Blandón, dueño de una farmacia, recuerda que durante la contingencia del 2018 hubo robos y saqueos a los locales y casas cuando los habitantes se resguardaban en los albergues, posiblemente, a manos de foráneos. Mientras tanto, los propietarios debían seguir normalmente con el pago de arriendos y los servicios públicos.  

Con la emergencia, cientos de residentes se desplazaron hacia otras ciudades o municipios, buscando huir del peligro inminente que representa para ellos Hidroituango. Hay quienes salieron solo con sus prendas, porque apenas eso les quedaba.

Marciliano Barragán, quien ahora es fiscal de la Junta de Acción Comunal de Puerto Valdivia, confiesa que: “ni siquiera la violencia nos había hecho salir como lo hizo el megaproyecto”.

Los que siguen en Puerto Valdivia lidian con la incertidumbre de que en cualquier momento el río arrase con sus vidas. La salud mental de la población ha empeorado, haciendo que, según John Blandón, la compra de antidepresivos y medicamentos para controlar la hipertensión, se dispare.

Comercio

Desde la construcción de Hidroituango, las actividades económicas tradicionales del corregimiento, como la pesca y la extracción de arena, han desaparecido progresivamente. El proyecto disminuyó de alguna forma la producción de pescado, lo que produjo que los pescadores tuvieran que buscar otros oficios para sostenerse.

Con los extractores de arena la situación es similar. Walter Antonio Tejada se dedica a esta labor. Antes podían llenar dos o tres volquetas de arena en la semana, lo que les dejaba unas ganancias de 50.000 pesos diarios.

En la actualidad, los altos niveles del agua han reducido la cantidad de arena al extremo, que hay días que finalizan sin ningún ingreso. Son cerca de 50 familias para quienes la actividad es su sustento. Ahora tampoco alcanza para abastecer a los municipios cercanos que solicitan la arena. Walter, por su parte, suele hacer rifas para solventar varios de sus gastos.

Extractores de arena. Foto proporcionada por Walter Tejada.
Pueblo unido jamás será vencido

Una de las alternativas que ha buscado la población ante la falta de presencia en el territorio por parte de EPM y organismos gubernamentales, es unirse en Juntas de Acción Comunal para cada una de las 51 veredas que conforman al corregimiento. Los líderes sociales han asumido roles como censar a la población y clasificarla según categorías: ancianos, niños, adultos, discapacitados, animales, víctimas del conflicto; siendo este último aspecto el más reiterativo entre los pobladores.

A través de los voceros llevan el mensaje de inconformismo a las entidades que pueden ayudarlos, aunque pocas veces sean escuchados. El clamor es el mismo: exigen claridad y garantías. Quieren conocer la verdad sobre las condiciones de la obra en Hidroituango, reclamar el dinero o la reparación por sus pérdidas, tener un acompañamiento que les brinde la seguridad que demandan, y en especial, necesitan que no los olviden.

El 15 de noviembre de 2022 se realizó un simulacro en compañía de la Cruz Roja. La comunidad tuvo poca participación en el evento y las razones eran considerables:

  1. Nunca hubo una socialización que dejara en claro a los habitantes los procedimientos a seguir para evacuar.
  2. La comunidad temía dejar sus pertenencias a la deriva, incluyendo a los animales, sin recibir garantías al respecto.
  3. Los puntos de encuentro que se proponían eran los mismos del 2018, unas fincas que habían cambiado de dueño hasta tres veces, datos que no estaban actualizados al momento de planear el simulacro. Los actuales dueños desconocían su deber y estaban los que se negaban a prestar sus predios para este fin.
  4. Las alarmas llevaban más de diez meses sin funcionar y aunque fueron arregladas antes del simulacro, no suenan lo suficientemente fuerte para alertar al corregimiento.

La relación entre EPM y los residentes aguas abajo es tensionante. Empresas Públicas de Medellín mantiene otra versión de los hechos, tratando de vender al país la idea de que han realizado todo lo que está a su alcance para proteger a estas comunidades, mientras los residentes manifiestan lo contrario.

Este tipo de obras deberían funcionar como puentes de desarrollo para la prosperidad de los pueblos, y no contribuir a generar más pobreza, incertidumbre y marginación. Se reconoce la importancia del megaproyecto en materia energética para el país, pero este fin nunca podrá justificar que se juegue con la vida de cientos de miles de personas aguas abajo.

Lo cierto, es que pasear por las calles de Puerto Valdivia es percibir una atmósfera de abandono y zozobra. Es pensar que en un instante todo aquello conocido puede desaparecer. Es sentir la impotencia en los ojos de los ancianos. Es reconocer la inocencia de los niños que se divierten en la tierra o el pavimento porque no tienen un parque donde jugar. Es admirar la lucha de unos líderes que no cesan de gritar hasta ser escuchados. Es reflexionar sobre la manera en cómo el poder y los intereses de unos cuantos acaban con la dignidad de los pueblos.

Niños jugando

Democracia + Arte = una sola voz

Democracia + Arte = una sola voz

Paola Quintero Pérez

“El arte no reproduce aquello que es visible,
si no que hace visible aquello que no siempre lo es.”

-Paul Klee

El Centro de Artes de la Universidad EAFIT es una Urna para conversar: hasta el mes de julio será un escenario para la democracia, la ciencia de datos y, por supuesto, el arte.

 

Una urna es ese dispositivo de participación donde los votantes tomamos decisiones en el ejercicio democrático por excelencia. Pero ¿Qué pasaría si abrimos esa cajita y vemos más allá de una “x” marcada en un tarjetón? Precisamente, la respuesta a esta pregunta es lo que permite vivir la experiencia Urna voz: una exposición artística que teje conversaciones… que teje relatos.

 

Las obras, que se encuentran ubicadas en el Centro de Artes de la Universidad EAFIT (ubicado en el primer piso de la Biblioteca Luis Echavarría Villegas), proponen diferentes enfoques artísticos y abordan desde hechos históricos que marcaron la historia del país, hasta opiniones de los colombianos respecto a lo que nos importa como país, esto último, producto de las conversaciones recopiladas por el proyecto Tenemos que Hablar Colombia.

“Vivimos en un país en el que es difícil entender las diferencias, confiar tanto en nosotros como en las instituciones para no vernos como enemigos. Sin embargo, desde el arte esto no emerge de esta manera, el ejercicio de la creación y curación de obras fue complejo para plasmar estas voces y sentimientos en representaciones, y ser un espacio de reflexión para los asistentes”, cuenta Victor Muñoz, curador de la exposición.

Estos escenarios de conversación ayudan a plantear nuevos caminos de acción para el país, y proponen otros formatos para ver y vivir la experiencia de la democracia por fuera del marco clásico de la conversación política, disminuyendo el miedo de expresión.

El poder de la voz de la juventud:

Con el fin de crecer y expandir este proyecto, los estudiantes de Comunicación Social en el énfasis de Transmedia de EAFIT, orquestaron diferentes maneras de apoyar Urna Voz.

 

Crearon desde medios tradicionales, como catálogos expandidos de manera física, hasta un repositorio virtual y un dispositivo móvil, urbano y disruptivo que asaltará la ciudad y mostrará la exposición en diferentes puntos estratégicos, generando conversaciones con la palabra democracia en el centro.

“Me gusta pensar en este proyecto como unos productos que quedarán en la historia de la exposición, fueron creados desde ese sentimiento de empoderar al estudiantado y la juventud. Queremos invitarlos a entender el valor que tienen sus opiniones y que no deben renunciar jamás a alzar su voz”, expresa Marianna Sigalotti, estudiante del énfasis Transmedia.

Así mismo, para dar un contexto completo y hacer expansión de conocimiento sobre lo que hubo detrás de cada obra, realizaron una serie audiovisual sobre los artistas y sus creaciones, la cual estará disponible en el mes de mayo, al igual que sus demás proyectos que involucran la participación de los usuarios.

“Ha sido un reto, tuvimos que pensar en diferentes formatos con los que pudiésemos garantizar que la audiencia se involucrara, tanto en los espacios universitarios como en el marco digital y en la intervención de ciudad. Realizamos una serie de activaciones presenciales, y todo muy de la mano de la Universidad, con el apoyo de departamentos estudiantiles, lo cual agradecemos muchísimo”, explica Marianna.
Diálogos del olvido, al arte:

Desde la Universidad EAFIT, con la participación de Sara Melissa Gallego, Hernán Franco, docentes e investigadores de la Institución, y Alejandro Duque, artista invitado, se realizaron obras a partir de  archivos, cifras y estadísticas derivadas de las ideas recolectadas del informe Tenemos que Hablar Colombia.

“Mi pieza está basada en datos de mujeres. De 2.200, aproximadamente, solo 211 eran pertenecientes a zonas rurales, y de ellas menos del 2% representaban a la Amazonia y a los Llanos Orientales. Mi intención es darle voz y hacer visible a aquellas que no lo fueron. Los temas más mencionados en sus diálogos fueron medio ambiente, igualdad, desigualdad, equidad, educación, entre otros. Con esas preocupaciones quise hacer un mapa de palabras involucrando el sentido del sonido también”, cuenta Sara Melissa.

Y es que cuestionarse e involucrarse es lo que garantiza una apropiación social de los datos obtenidos, y con ello hacer reflexiones sobre lo que está viviendo en el país.

“Lo que más me llamó la atención fueron los diálogos con los niños. A veces cuando hablamos de política nos olvidamos de que ellos también hacen parte del país. Es muy curioso saber qué piensan estas personas de 8 a 13 años, saber qué quieren cambiar, mejorar y mantener”, dice Hernán.

Gracias a la exploración detallada de Sara y Hernán se logró entender esos dos grupos de mujeres y niños en zonas rurales, dos grupos que importan, tienen voces y necesitan espacios para hacerse escuchar.

Así, Urna voz representa la urna, el aula y la plaza para conversar, para debatir, para escuchar y para reflexionar… Es un espacio para y por la democracia.

 

Elecciones para Dummies capítulo 3: Seis candidatos y muchas propuestas de cambio

Elecciones para Dummies capítulo 3: Seis candidatos y muchas propuestas de cambio

Lo organizaron EAFIT, Colombia +20 de El Espectador y Blue Radio, con el apoyo de la Embajada de Alemania el martes 3 de mayo. De ocho candidatos que le apuestan a ser el sucesor de Iván Duque, asistieron seis: Ingrid Betancourt, Sergio Fajardo, Enrique Gómez, Rodolfo Hernández, Luis Pérez y Jhon Milton Rodríguez. Debatieron sobre educación, salud, economía y paz. Fue conducido por Hugo García, editor político de El Espectador; Cindy Morales, editora de Colombia +20; Sebastián Palacio, periodista Caracol Televisión; y Lucía Jaramillo, representante estudiantil ante el consejo directivo de la Universidad. A continuación podrás conocer lo que cada candidato habló con Bitácora sobre sus propuestas.

Ingrid Betancourt insiste en
unir al Centro político de Colombia antes de primera vuelta

Texto por: Emilia Barrios 

Juan Pablo Hernández  

Estudiantes del pregrado en Comunicación Social de EAFIT

“No estamos condenados a tener que votar por el odio o por el miedo”. Estas fueron las primeras palabras de la candidata presidencial Ingrid Betancur en el debate realizado en la Universidad EAFIT este martes 3 de mayo en el Auditorio Fundadores. La aspirante del Partido Verde Oxígeno asistió junto con cinco de los ocho candidatos presidenciales a compartir sus propuestas y debatir ciertos temas de interés para el país, además de proporcionar un espacio para que los jóvenes se involucren y conozcan sus propuestas.

El primer tema abordado se centró en la conectividad de los estudiantes, teniendo en cuenta la importancia actual de la virtualidad, a lo que respondió que el principal problema es la corrupción “que nos quita los recursos destinados a este sector”. Habló de reforzar la infraestructura de redes, crear aplicaciones para conectar a todos los estudiantes en universidades públicas y privadas, y hacer una gran inversión en aquellos que tienen entre cero y cinco años enfocándose en el bilingüismo y en las nuevas tecnologías, ya que serán ellos los que van a transformar a Colombia de cara al tercer milenio.

Cuando se le preguntó acerca de la ampliación de cobertura en la educación en áreas rurales, respondió que algo fundamental es encontrar profesores de calidad y hacer que lleguen a las regiones más alejadas, además de darle sentido a la educación de quienes habitan estos sectores, es decir, que reciban una educación que sea pertinente para el entorno en el que viven, y así generar motivación que les permita continuar con sus estudios.

La candidata agregó que la forma en la que se conciben los currículos debe cambiar, específicamente en módulos más pequeños, en los que el éxito se pueda probar más rápidamente.

El siguiente tema que se abordó fue la desigualdad de la educación en las comunidades afros, y sobre esto la candidata comentó que esta desigualdad se debe al abandono del Estado, y que se someten a las regiones más pobres a los costos más altos del país. De igual forma, esta problemática se ve fortalecida por la presencia del narcotráfico, malas vías y falta de infraestructura en la región del Pacífico, lo que obliga a los jóvenes a viajar a otras ciudades para recibir educación superior.

Para resolver este tema se propone reforzar la educación de forma virtual para facilitar el acceso en zonas rurales. También se le preguntó si respetará los acuerdos establecidos en 2018 entre el gobierno nacional y el movimiento estudiantil, a lo que la candidata respondió que sí cumplirá estos pactos. Además, afirmó que respaldaría el proceso de transformación del Icetex.

Al preguntarle a los candidatos si piensan que todos llegarán a primera vuelta, solo ella respondió que no, ya que considera que se debe unir el Centro.

“No estamos condenados a tener que votar por el odio o por el miedo”.

Acerca del tema económico para reforzar el sector agrario del país, añadió que es necesario un comercio justo, fortalecido por créditos accesibles para los campesinos, e infraestructura y conectividad para que el productor vaya directamente al consumidor y así evitar el desperdicio de alimentos en su proceso de comercialización.

Para solucionar el déficit fiscal, la candidata indicó que es necesaria una reforma estructural en el sistema tributario. Sin embargo, dice que en su gobierno no la realizará, debido al hueco financiero que ha dejado la corrupción. Afirmó que hay una carga muy fuerte sobre las empresas y el sistema productivo. Sobre el IVA dijo que es demasiado alto y que se debe reducir. No obstante, considera que el aumento en el precio del petróleo permitiría no hacer una reforma tributaria.

Entre las alternativas para las familias que subsisten de los cultivos ilícitos, la candidata propone el pago por servicios ambientales que les permite exportar créditos de carbono y aseveró que la fuerza que tienen estos cultivos como palanca económica para muchas familias se debe a la ausencia del Estado en muchas regiones y al poder que los grupos armados y el narcotráfico tienen sobre ellos. 

Al preguntarle a los candidatos por la influencia de sus principios y emociones a la hora de la toma de decisiones, Íngrid comentó que “los principios tienen que primar sobre los intereses, en particular personales. Las emociones hay que controlarlas y vivir monitoreándolas para que no lo dominen a uno”.

A su vez, alrededor de la pregunta sobre la relación entre la violencia y los partidos políticos, la candidata afirmó que los partidos Liberal y Conservador, que prendieron la violencia hace 60 años, hoy en día se han reciclado y aunque tengan distintos nombres son los mismos que se nutren de la violencia. Además, habló acerca de los tratados de paz y como esto generó que los grupos que estaban en contra del monopolio político, ahora estén “arrodillados para mirar a ver como hacen cola para que les den algo de las migajas del poder”.

Sobre el eje de seguridad y paz, especificó que para proteger a los líderes ambientales se debe tener voluntad política, ya que cuando ellos piden protección “se hacen los de la vista gorda”, ya que detrás de cada pelea que libran los líderes ambientales hay intereses económicos. “Si se tiene a Colombia como primer país verde de la región y logramos que esta sea la prioridad, los líderes ambientales van a estar protegidos”.

En el tema ambiental, consideró que todos somos responsables de la huella de carbono que dejamos en el planeta y no está de acuerdo con la minería en los páramos y zonas protegidas donde la ecología es vulnerable, además habló de los compromisos internacionales que son una garantía para proteger el estilo de vida de los seres humanos.

Para concluir, la candidata se refirió a que la democracia tiene futuro y que le preocupa la ausencia de ciertos candidatos en este ejercicio democrático, ya que considera que no decir nada es conceder, y que el cambio que ellos proponen es algo que no se puede sustentar. Finalmente, reiteró que el cambio está en cada colombiano: “Si nosotros nos empoderamos y estamos convencidos de que nuestro voto es el diferencial, es el cambio, entonces tenemos todos alternativas”.

“Los partidos políticos que se representan en Duque, Uribe y Fico son responsables de la Colombia que hoy tenemos”: Sergio Fajardo

Texto por María José Escobar

Valentina Botero                  

Estudiantes del pregrado en Comunicación Social

 

El martes 3 de mayo se desarrolló en la Universidad EAFIT el debate presidencial denominado Desafíos para el país. A este asistieron seis de los ocho candidatos presidenciales, pues Gustavo Petro no respondió a la invitación y el equipo de campaña de Federico Gutiérrez la rechazó, según explicaron los moderadores. El debate se centró, entre otros temas, en sus propuestas para los jóvenes, en educación, seguridad, paz, medio ambiente y cultura. El candidato Sergio Fajardo, de la Coalición Centro Esperanza, se refirió a algunas de estas temáticas durante el evento, dejando clara su postura en temas de educación y ciencia.

Respecto a temas de educación, el candidato Sergio Fajardo se refirió a la importancia de la conectividad, la ruralidad en temas educativos y la oportunidad de estudio para todos sin importar su raza, dejando claras algunas de sus propuestas para estas problemáticas.

  • Conectar a todas las instituciones educativas de Colombia por internet, construyendo redes de trabajo con maestros y maestras para poder mejorar la calidad educativa en todo el país.
  • Impulsar la creación de la Universidad Nacional publica y digital, con la promesa de que esta sea gratuita, cuente con los mejores maestros y también con la mejor cobertura en todas las zonas rurales.
  • Hacer el proyecto más importante de ciencia y tecnología, llevando el presupuesto al uno por ciento del Producto Interno Bruto, convirtiendo a la educación y la ciencia en los motores de la transformación.

En temas de economía el candidato se centró en:

  • Cumplir el primer punto del acuerdo de paz (Reforma Rural Integral), tratando de entregarle de nuevo la tierra a los campesinos.
  • Construir cooperativas, vías terciarias, ciencia y tecnología.
  • Crear cinco grandes centros de investigación e innovación, como el proyecto de seguridad alimentaria en Colombia que consiste en producir, consumir y exportar productos locales.
  • Disminuir el déficit fiscal a través de una reforma tributaria en la que las personas adineradas paguen más.
  • Diálogo en el Cauca para escuchar a la población y trabajar conjuntamente para lograr el cambio, avanzando en los acuerdos de paz en este sector del país.

De seguridad y paz se refirió a lo siguiente:

  • Avanzar en la construcción y en el cumplimiento del acuerdo de paz, haciendo énfasis en el desarrollo territorial.
  • Desarrollar proyectos productivos y asegurar la presencia de la fuerza pública en las zonas rurales, logrando fomentar el desarrollo rural en municipios con condiciones de violencia.

Durante el debate también se escuchó la intervención del proyecto Universidad de los Niños de EAFIT. Una de las preguntas que formuló este programa estuvo enfocada en ¿qué relación encuentra entre los partidos políticos y la violencia en Colombia?, a lo que el candidato Sergio Fajardo contestó:

“Aquí hay unos partidos políticos que son el testimonio de lo que tenemos en nuestro país. Son unos partidos políticos que han estado en el poder desde siempre. Son los mismos partidos que hoy se reúnen para continuar o para proponerle a Colombia que Colombia siga por el mismo camino. Son los partidos políticos que hoy se representan en Duque, Uribe y Fico. Esos partidos políticos son responsables de la Colombia que hoy tenemos, y la Colombia que hoy tenemos, después de tantos años, es una Colombia que tiene la violencia en tantas partes de nuestro territorio. Esos partidos políticos son responsables y por eso los vamos a cambiar y vamos a llegar a gobernar”.

 

“Esos partidos políticos son responsables de la Colombia que hoy tenemos, y la Colombia que hoy tenemos, después de tantos años, es una Colombia que tiene la violencia en tantas partes de nuestro territorio. Esos partidos políticos son responsables y por eso los vamos a cambiar"

En los intercambios de tema durante el transcurso del debate se formularon unas preguntas rápidas que solo tenían respuesta de SÍ o NO, a lo que el candidato de la Coalición de la Esperanza contestó  a las siguientes:

  • ¿Usted como presidente cumplirá de manera real los acuerdos pactados en el 2018 entre el Gobierno Nacional y el movimiento estudiantil?
  • ¿Cómo presidente respaldaría el proceso de transformación del Icetex?
  • ¿Todos llegan a primera vuelta?

A estas, el candidato respondió No.

  • ¿Promoverían como presidente que aumente la tributación que pagan las empresas en Colombia?
  • ¿Estimularían la economía mediante préstamos con el Banco de la República?

Por último, Bitácora tuvo la oportunidad de hablar con el candidato Sergio Fajardo y este respondió que para incentivar el acceso al primer empleo de los jóvenes propone: “Revisar el gran acuerdo pedagógico para entender la naturaleza de la educación que se está dando y que esa educación sea pertinente desde un comienzo, y cuando sea pertinente desde el mismo comienzo se van a empezar a incorporar elementos que tienen que ver con prácticas y conocimientos del sector donde puede trabajar, entonces ya no tendría sentido hablar de experiencia para poder trabajar, y ya saldría con esa educación. Eso lo podemos hacer, pero la otra cosa es que nosotros vamos a hacer un gran acuerdo nacional, liderado por mí como presidente, para que las prácticas de la educación superior, revisándolas muy bien con el rigor de las universidades, de las instituciones de educación superior, que la práctica sirva como primer empleo, y comprometer a las empresas a entender cómo se desarrollan estas capacidades de este mundo joven, para que no se convierta en una barrera sino que sea precisamente un paso para hacerlo”.

Enrique Gómez propone quitar el impuesto al cuatro por mil

Texto por Juanita Saldarriaga 

Isabela Correa

Estudiantes de comunicación social 

En el debate presidencial que se desarrolló este martes 3 de mayo en la Universidad EAFIT, y en el que participaron seis de los ocho candidatos a la presidencia de Colombia, Enrique Gómez, del Movimiento de Salvación Nacional, habló de las propuestas que implementaría en caso tal de llegar al primer cargo de la nación.

El tema principal del debate se centró en los jóvenes, por lo que era importante hablar sobre educación y economía, temáticas en los que el aspirante mencionó que para él es fundamental la conectividad móvil desde las diversas zonas del país, a lo que agregó que era importante quitar el IVA de los dispositivos electrónicos y lograr una expansión del internet que pudiera llegar a las personas y los jóvenes de toda Colombia.

Recalcó la importancia de las coberturas virtuales en las zonas rurales, pues con la pandemia muchos jóvenes se quedaron sin recibir su estudio por falta de tecnología. A su vez, Gómez propone realizar un plan de choque a nivel nacional, y generar garantías y remuneraciones aplicando bonos escolares, ya que según él la educación no da espera.

Pasando al tema de economía y ante la pregunta de cómo podrían ayudar al campo, Gómez se refirió a crear un seguro agropecuario obligatorio, dar un subsidio transitorio para poder fertilizar los sembrados, tecnificar gran parte del campo y ayudar a los campesinos para ofrecerles viviendas de interés social. Respecto a infraestructura, el candidato del movimiento de Salvación Nacional dijo que una de sus propuestas es mejorar las vías y la infraestructura en general; y, por último, abrir centrales de acopios virtuales para saber que se va a sembrar.

Precisamente, una de las preguntas más interesantes dentro de este debate respecto a la economía fue cómo creen que se podría solucionar el déficit fiscal que tiene el país. Frente a esto, el político respondió que establecería una regla fiscal nueva, eliminaría gastos tributarios, aumentaría la tasa fiscal a estratos medios y altos, y la propuesta que más llamó la atención fue que quitaría el impuesto del cuatro por mil.

 

"Reducir impuestos a las empresas...sacar del sisbén al que no lo necesita y vamos a eliminar el 4 por mil, el peor de los impuestos del país"

En el debate se mencionaron temas polémicos, como lo fue el caso de la percepción que tenía el candidato de las personas que veían los cultivos ilícitos como su única manera para subsistir, a lo que hizo énfasis en la importancia de acabar con la guerra impuesta por Estados Unidos y lo útil de generar empleos óptimos, ya que las drogas no han dejado nada bueno y han destruido el país.

Enrique Gómez, tras preguntársele cómo influían sus creencias y emociones al tomar decisiones, respondió contundentemente que él era un hombre de fe que quería transformar a Colombia con ejemplos de personas diferentes, defendiendo la vida, la armonía sin conflicto y logrando un trabajo colectivo. 

Finalmente, frente a la pregunta relacionada sobre los partidos políticos y violencia, Gómez comentó que los regímenes políticos han generado mucho daño, incluso recalcó que muchos de los más violentos respaldan en la actualidad a uno de los candidatos que no asistió al debate.

“Hay que quitarles la plata a los corruptos”:
Rodolfo Hernández

Texto por Catalina Piedrahita 

María Paulina Gómez 

Estudiantes comunicación social

El ambiente político que se vivió en EAFIT la mañana del martes 3 de mayo tenía un motivo: la presencia en la Universidad de seis candidatos presidenciales. Por eso la intensa fila de más de dos horas y un Auditorio Fundadores lleno y presto a recibir a aspirantes y a asistentes al debate.

Rodolfo Hernández, uno de los candidatos y quien aspira al máximo cargo del país por la Liga de Gobernantes Anticorrupción, se refirió a los jóvenes universitarios, comprometiéndose a desarrollar el talento de todos los colombianos, especialmente de la juventud. El ingeniero asoció esto con su historia de vida, pues afirmó que gracias al talento, hoy en día puede ser un excelente ingeniero civil, empresario y, sobre todo, político.

Estas fueron algunas de las intervenciones más interesantes del candidato…

¿A través de qué instrumentos impulsaría el desarrollo del sector agrario del país garantizando la sostenibilidad social y ambiental del mismo?

“La única manera de producir en el país es con análisis de costos directos. La diferencia la tiene que poner el Gobierno Nacional para equilibrar y volver competitivos a los campesinos. Quitar chequera a corruptos y entregarla a la gente del campo”.

¿En su gobierno cómo solucionaría el déficit fiscal del país?

“No estoy de acuerdo con reformas tributarias ni créditos. El presupuesto nacional es de 350.4 billones, los colombianos pagamos 170 billones, y el déficit son 180.4 y eso es absurdo”. Aseguró que “los políticos son los que nos han llevado a este extremo de endeudamiento, ya que Colombia paga 275.000 millones de intereses diarios por la mala administración”. También agregó que las reformas tributarias para lo único que servían era para entregarle más plata a los políticos.

¿Cuáles son las alternativas que proponen para las familias del Cauca que ven los cultivos ilícitos como una opción de subsistir?

“La única manera de acabar con los cultivos ilícitos en el Cauca, los Llanos Orientales y cualquier parte del país es que lo que cultiven los indígenas, los campesinos y las comunidades afros les permita a ellos ganar más plata de lo que les pagan los narcotraficantes, esa es la única forma”.

A su vez, de las preguntas más aplaudidas por la audiencia juvenil fueron las planteadas por Celeste, de la Universidad de los Niños y que es la que sigue a continuación.

"Lo que tenemos que sacar es los ladrones del gobierno ¿cómo así que reformas tributarias para entregarle más plata a los políticos"
A su vez, de las preguntas más aplaudidas por la audiencia juvenil fueron las planteadas por Celeste, de la Universidad de los Niños y que es la que sigue a continuación. ¿Qué relación encuentran entre los partidos políticos y la violencia en Colombia? Rodolfo compartió su respuesta con el precandidato presidencial Sergio Fajardo y Enrique Gómez, pero aparte quiso recordar que la violencia, el hambre y el abandono siguen presentes en el territorio nacional. Rodolfo conmovió a las personas contando una historia que sucedió décadas atrás: “Hace 70 años unos campesinos de Marquetalia le pidieron al gobierno que los atendiera y no lo hicieron”, una de las razones por las que se incubaron las FARC, por lo que hoy en día hay más de 200.000 muertos. “Aprovecho para poner un ejemplo de su realidad: yo soy víctima de las FARC y de esa violencia que sembraron los políticos. Mi papá secuestrado y mi hija muerta”. ¿Cómo influyen sus creencias y sus emociones a la hora de tomar decisiones? “Como jefe de Estado me toca mirar mi posición frente a determinada situación. Usted le puede preguntar a asesores, amigos, gabinete y hay que escoger a la que más beneficie a la comunidad en general”. Reafirmó que a la hora de tomar decisiones siempre piensa en el bien de la comunidad. Rodolfo Hernández enfatizó a lo largo del debate que se comprometerá a quitarle la plata a los corruptos y a brindarles más oportunidades económicas a los colombianos.
Luis Pérez propone crear una universidad digital por departamento

Texto por Valentina Dávila 

Valentino Mejía

Estudiantes comunicación social.

En EAFIT los candidatos a la presidencia se reunieron para hablar de diversos temas que preocupan a los colombianos. Un total de seis aspirantes se dieron cita el martes 3 de mayo en el Auditorio Fundadores.

El candidato Luis Pérez, con su partido independiente Movimiento ciudadano Colombia piensa en grande, habló de sus propuestas en diferentes ámbitos como lo es la educación, y generar recursos y empleo a los campesinos e indígenas.

En cuanto a educación, propuso lanzar un satélite para cubrir todo el país con internet satelital y crear una universidad digital por cada departamento de Colombia y así todos los jóvenes tengan oportunidad de estudio.

"Para que todos los colombianos tengan internet vamos alanzar una satélite. Esa es la forma moderna de llevar internet a todas las partes de Colombia"

Para su propuesta de generar empleos a campesinos e indígenas habla de legalizar el cannabis, con lo que generaría 17 mil empleos más para estas poblaciones. Aparte, dijo que los recursos del país aumentarían el triple exportando aceites a base de cannabis, ya que nuestro país tiene la mejor del mundo y daría mucha más ganancia que el mismo café.

Finalmente, para el aspirante Luis Pérez, el país debe mirar más allá de los dos polos: “tenemos dos extremos: un extremo derecho y un extremo izquierdo y eso es lo que pareciera que nos quieren imponer”.

John Milton Rodríguez considera que es hora de dejar de burlarse
de las víctimas

Texto por Melany García

Yohan Baena

Estudiantes de comunicación social

El Auditorio Fundadores de la Universidad EAFIT recibió este martes 3 de mayo el debate presidencial Elecciones para desafíos del país, al que asistieron seis de los ocho candidatos a la presidencia de la República. El candidato John Milton Rodríguez, del partido Colombia Justa Libres, sentó su posición alrededor de los principales problemas que afronta la nación de cara a los desafíos del futuro.

En educación, el aspirante destacó que solo los estudiantes de estratos altos tienen acceso a computadores. A su vez, especificó que eliminará el IVA para tener más posibilidades de acceder a estos dispositivos. Se refirió también a la conectividad que debe tener el campo, teniendo en cuenta que hay poco acceso a la educación en zonas rurales. “Queremos invertir en todos los estudiantes de Colombia en cualquier estrato”.

Rodríguez ponderó, en cuanto a educación rural, que el país debe reconocer las situaciones económicas del campo, reactivarlo y, en esa línea, invertir en la formación de los campesinos, así como pensar en su desarrollo futuro y acompañar a esta población en mejorar sus condiciones. De igual manera, espera aumentar las exportaciones de otros recursos. De otro lado, el aspirante buscará la manera de que las negritudes accedan a una mejor educación, sobre todo en la región del Pacífico.

“necesitamos dejar de burlarnos de las víctimas y concentrarnos en sacar al país adelante”
Frente a la pregunta que se formuló por parte de la Universidad de los Niños, programa de EAFIT, alrededor de la relación que encuentra entre los partidos políticos y la violencia en Colombia, el candidato de Colombia Justa Libres expresó la necesidad de que haya una renovación política en la que la gente sepa realmente qué es un partido. Sus propuestas en economía se enfocan en la recuperación y la exportación. Habló de un modelo de desarrollo basado en mercados internacionales y se refirió a que Colombia no aprovecha su campo y que debe crearse competitividad y productividad. Quiere, además, desarrollar vías de acopio y modernizar los puertos. Espera que todos los sectores crezcan para que aumente la producción del campo. Habló de no incrementar impuestos y enfocarse en una lucha contra el contrabando. En otros temas, dijo que se requiere fortalecer el sistema de jueces e indicó que “necesitamos dejar de burlarnos de las víctimas y concentrarnos en sacar al país adelante”.

Elecciones para Dummies capítulo 2: El debate por fuera y por dentro

Elecciones para Dummies capítulo 2: El debate por fuera y por dentro

Juan Pablo Mejía Dussán
Emiliana Valencia Mejía

Seis candidatos, muchas ideas y cientos de aplausos. El debate presidencial que se cumplió en EAFIT llenó de emoción este martes de mayo el campus de la Universidad. Los aspirantes mostraron sus ideas y los asistentes sus gustos. Todo se desarrolló en un ambiente de respeto. https://bitacora.eafit.edu.co/actualidad/elecciones-para-dummies-capitulo-1/

Tras una espera de mes y medio por su cancelación en febrero, por fin pudo realizarse el debate electoral con candidatos a la presidencia de la República. El día fue el martes 3 de mayo a las 10:00 a.m. en el Auditorio Fundadores de EAFIT. Incluso, a pesar de haber sido confirmado dos semanas antes, se tenía la incertidumbre sobre quiénes serían los candidatos presidenciales que asistirían a este llamado.

 

Apenas dos horas antes, el Auditorio ya tenía listas las sillas que ocuparían seis de los candidatos. ¿Quiénes serían, entonces, los dos que no harían presencia? Los nervios e intriga se hicieron presentes. Fueron dos horas largas. Dieron las 8:30 de la mañana y la fila comenzó a crecer en las afueras del lugar de encuentro. No se sabía todavía a quiénes iban a ver los estudiantes y la asistencia estaba completa.

 

10:00 de la mañana, ya el auditorio lleno y por fin se vieron las caras de quienes aceptaron estos Desafíos para el país –nombre del debate–. La presencia de Ingrid Betancourt, Sergio Fajardo, Enrique Gómez, Rodolfo Hernández, Luis Pérez y John Milton Rodríguez fue la que concentró la mitad de la atención de los espectadores, pues la otra mitad se la llevó la ausencia de los dos candidatos que no asistieron.

 

 

Federico Gutiérrez –quien declinó la invitación y continuó haciendo campaña por Bogotá– y Gustavo Petro –por su parte, nunca dio respuesta a la invitación– fueron los sinsabores principales del evento, pues son los candidatos que van puntuando en las encuestas nacionales.

 

A pesar de esto, la asistencia no se redujo y las 800 personas que cubrió el aforo se quedaron para participar en el debate activamente. Cantos para algunos candidatos, abucheos para otros, pero siempre de forma respetuosa, sin enfrentamientos por preferencias políticas.

 

Con la participación de estudiantes universitarios en algunas de las preguntas, los candidatos se enfrentaron a temas de agenda como educación, salud, economía, seguridad y paz, medio ambiente y cultura e inclusión. En algunos de estos puntos se presenciaron favoritismos por parte del público, lo que no fue obstáculo para que cada uno de ellos se llevara sus aplausos masivos.

 

Además de las respuestas frecuentes de cada debate, se presenciaron novedades en el panorama preelectoral. La candidata Ingrid Betancourt, ante la pregunta de si todos llegarían a primera vuelta, se le acercó a Fajardo diciendo que “tenemos que unir al centro, por eso no todos podemos llegar a ese punto”. Sin embargo, el candidato por Centro Esperanza no hizo comentario alguno a este ofrecimiento, tal vez no olvidando las declaraciones de la candidata frente a su coalición, de la cual se retiró por diferencias de principios.

 

Y aunque en el ambiente de discusión faltó precisamente eso, no todo fue tan amistoso. Por lo menos no con el público, pues en la mitad del debate el candidato independiente Rodolfo Hernández se retiró porque “lo dejaba el avión”. Fajardo también dejó el escenario antes de tiempo por otros compromisos de campaña. Esto fue objeto de puyas posteriormente por los candidatos que mantuvieron su presencia en el debate.

 

Podría calificarse de exitoso o de falto de más emoción, pero logró estar a la altura de las exigencias de los estudiantes de la Universidad. El que no fueran los dos punteros no fue impedimento para que este espacio académico dejara mensajes claros a la ciudadanía. Incluso, quizás, fue más liberador de tanta polarización que nos dejan siempre las campañas presidenciales.

Listas cerradas y abiertas: ¿qué son y para qué sirven?

Listas cerradas y listas abiertas: ¿qué son y para qué sirven?

 En las elecciones al Congreso vas a encontrarte con dos tipos de listas: abiertas y cerradas. 

En las listas cerradas el electorado puede votar por partidos y movimientos políticos, mientras que por las abiertas, se puede elegir el candidato de preferencia


Te invitamos a conocer cómo votar en cada una de ellas y su papel en la jornada el 13 de marzo.


¡Vamos informados a las urnas!

Guía básica para votar por primera vez

El voto y el derecho a ejercerlo hacen parte fundamental de la dinámica de la democracia y del papel de los ciudadanos en la sociedad. Somos nosotros quienes decidimos y elegimos a las personas que nos van a representar y gobernar. Estar informados es fundamental, y por algo tan simple como el voto se puede hacer la diferencia.

Continuar leyendo