La educación sexual no perturba la inocencia, la conserva

Comencé a escuchar desde muy pequeña términos como abuso sexual, violación y acoso, pero en realidad no los entendía muy bien o tal vez no sabían cómo explicarme. Me decían que nadie debía tocarme, pero me confundía pensando: “Entonces, ¿si a los tres años mi mamá me bañaba estaba mal? ¿Estaba en peligro? ¿Debía denunciarla?”.

Continuar leyendo