Trump vs Jinping, ¿héroes o villanos?

Camila Ospina

Sofía Lopera

Andrea Uribe

Juliana Ramírez

En un análisis de medios se pueden percibir varios puntos de vista acerca de temas diversos que le incumben al mundo. Cuando nos preguntamos si Donald Trump y Xi Jinping son héroes o villanos, logramos identificar ciertas características que hacen parte de estas personalidades y que, más que héroes o villanos, podrían ser simplemente personajes caricaturescos.
La mejor manera de ver los diferentes puntos de vista de estos personajes es a través de los medios de comunicación internacionales que, sabemos, pueden llegar a tomar posturas radicales en contra o a favor de políticos tan controversiales en el escenario mundial. Entonces, después de leer y analizar posturas de 12 medios de comunicación, nuestro ideal de héroe y villano cambió por completo.
Ningún ser humano, ni siquiera ellos, se podrían comparar con un superhéroe que todo lo alcanza, logrando siempre el bien en la humanidad, así ellos crean que pueden.
Pero volviendo a la vida real, donde los supuestos héroes recurren a Twitter para combatir a sus enemigos o controlan a su beneficio la información, nos encontramos con dos personalidades polifacéticas. Por un lado, Donald Trump y sus ganas de Make America Great Again, quien se centra solo en Estados Unidos y, por el otro, Xi Jinping y su China Dream, quien abre el mercado con la nueva Ruta de la Seda.
Ambos presidentes difieren en sus ideales, pero se asemejan al momento de gobernar, incluso siendo de polos opuestos. Ambos optan por actitudes autoritarias. Según Autoritarism, the political science that explains Trump, de Vox, canal de YouTube, Donald Trump ignora las normas de la democracia estadounidense, al mismo tiempo que desconfía de las protestas y el cambio social, yendo hacia el extremo de usar la fuerza en vez de la diplomacia.
Del mismo modo, en una columna de opinión escrita por Rafael Moyano el 29 de noviembre del 2018 en el diario El Mundo de España, declaran que “en la floreciente China ya no se anda con tapujos, porque ya nadie les tose”, donde el mismo Xi Jinping se encarga de que el Partido Comunista no se vea amenazado por nada ni nadie, confirmando un gobierno de carácter autoritario.
La pregunta es: ¿Quién los ve como héroes y quién como villanos?
Según las piezas analizadas, es fácil advertir los medios que describen dos tipos de posturas de Donald Trump, el primero es el estadounidense clasista con aires de superioridad, intolerante a la diversidad, que acepta las actitudes discriminatorias que tiene el presidente frente a los inmigrantes, la comunidad LGBTI, las mujeres, los activistas.
El segundo, muestra una cara más amable como de un “héroe”, aunque trágico. The New York Times le dio un espacio al autor del libro The case of Trump, Victor Davis Hanson, quien afirma que Trump es un “héroe trágico”, pues subió la economía al disminuir el desempleo, los impuestos y dejando que el mercado obre libremente en el país, implementando la desregulación del Estado.
Pero hay que explicar el adjetivo que acompaña al héroe: The New Yorker, en una entrevista a este mismo personaje, menciona que Donald Trump es el presidente que Estados Unidos necesita, pero que nunca va a ser lo suficientemente aceptado, nunca lo van a llegar a apreciar del todo.
Hanson compara al presidente con héroes de la mitología griega, como Aquiles, pero explica que los estadounidenses no entienden qué implica ser uno, pues tienen una imagen ficticia de llegar siempre al final feliz y ya está, problema resuelto.
El historiador afirma que lo que determina a un héroe en la vida real es: detectar un problema, querer resolverlo y desearlo tanto que se tenga, en ciertas ocasiones, que sacrificar algo que no le convenga para así lograrlo.
Entonces, ¿es un villano con capa de héroe o un héroe con dientes de villano?
Por su intención de reconstruir la economía del país, pero a su vez con una actitud anti expansionista, se crea una imagen confusa de lo que en verdad él desea. Se sabe que Trump es un empresario que nunca estuvo relacionado en ámbitos políticos, lo que puede reflejar un deseo personal de lucrarse o alimentar su ego, llegando a ser un riesgo para la seguridad nacional, según la revista Rolling Stone.
Por su parte, Xi Jinping y su tan deseado sueño chino busca expandirse al comercio mundial logrando nuevos aliados y oportunidades de mercado. Este presidente es bien particular, por mantener un estado comunista, que al mismo tiempo practica el modelo capitalista occidental.
¿Creyeron esto posible? Un país que proyecta una imagen contradictoria y que en este momento se aproxima cada vez más a ser la primera potencia mundial, irónico, pero cierto.
Bloomberg, en un video en su canal oficial de YouTube, exhibe las cuatro caras que puede llegar a tener Xi. Por un lado, lo muestra como un hombre rudo que combate a la corrupción de forma directa y fuerte, llegando hasta las últimas consecuencias contra opositores “corruptos”; es un hombre de Estado que lucha por un libre comercio; nacionalista que reclama tierras; y, una última cara, la de un visionario que sueña con su país como la gran potencia global. Estas facetas de Xi demuestran lo poderoso que podría ser como héroe.
¿Será visto dentro de China como un villano o un héroe?
BBC News afirma que el perfil del presidente conlleva a la represión de la libertad de expresión, que se da por medio de la censura online y el incumplimiento de los Derechos Humanos.
Esto no es una sorpresa para nadie, pues al ser un país oriental, con una historia comunista detrás, es muy difícil que cambien de ideologías y costumbres que son marcadas en cada esquina de la región, las cuales permanecen vigentes en el gobierno de un hombre que podría ser el líder más importante del mundo, según Vice News.

De igual forma, el diario Financial Times expone las tres políticas que definen el partido comunista y una de ellas es la propagación del dominio del partido en todas las esferas de la sociedad, con represión a sus ciudadanos, a la vez que abre sus fronteras para convertirse en la primera potencia mundial.
¿Será entonces una cuestión de competencia, de una doble moral para lograr sus propósitos?, ¿o simplemente se trata de personajes caricaturizados por la sociedad para entretenerse? Como dijimos anteriormente, comparar a un presidente con un héroe o un villano sería utópico, puesto que nunca podrá ser real un bien absoluto en un mundo tan imperfecto, en el cual se busca primero el bienestar individual.
Entonces, no creemos que se puedan relacionar seres humanos con personajes de películas, es ficción, nada más. Por esto se tiene que recurrir a la sátira, la ironía y la metáfora, por medio de caricaturas, para tener una historia más allegada a la realidad, pero que a su vez se plasme la crítica y la exageración.
Cualquiera podría responder si Donald Trump y Xi Jinping son héroes o villanos, al final es cuestión de por dónde lo veas, desde qué ángulo lo percibas, ¿o nos quedamos con las caricaturas?

Opine sobre este artículo

Posts Recomendados