Skip to content
Lo más reciente
El motel del voyeur
El lector es un voyeur
Hay algo de la palabra sexo que nos hace querer mirar un poco más, que activa en nosotros el interruptor del tabú, de la malicia y el deseo. Una luz se enciende cuando leemos la palabra asesinato, crimen, delito o secreto. La curiosidad nos envuelve y pareciera que hay poco que podemos hacer para evitarlo; debemos saber, ¿qué pasó? ¿quién murió? ¿sexo?