Una búsqueda constante como identidad propia

Gisela Perdomo

Pascual Gómez Londoño, conocido como Arcane Prospect, ha tenido una conexión con la música desde que era niño. Nora Londoño, su madre y cantante de profesión, le enseñó a amar y disfrutar la música desde siempre. Crecer en un entorno permeado por este arte le hizo vincularse con el medio desde su adolescencia. 

Cuando tenía unos 12 o 13 años pasaba sus tardes descargando reggaetón en Ares y sitios web, incluso, hizo parte de un blog que fue muy popular finalizando la primera década del 2000 y era referente en la difusión de música urbana de Latinoamérica. Allí, junto a otras personas, publicaban noticias, entrevistas, hacían eventos musicales y permitían la descarga libre de música, ya que en ese entonces ni se hablaba de las plataformas de streaming. En el 2012, Pascual se fue a estudiar al exterior y su aporte en esta comunidad terminó, pero sus ansias de compartir música con diferentes personas del mundo se han mantenido e incrementado con el tiempo. En Inglaterra descubrió su gusto por la música electrónica. Una vez en Colombia, a finales de 2012, empezó a escuchar muchos estilos del género como EDM, techno, house, tech house, progressive house, etc. Su gusto musical estuvo muy potenciado por su natural sentido de la curiosidad.

En 2014 descubrió la electrónica, género musical que lo cautivó y con el cual empezó a buscar un estilo propio. Su gusto fue tanto que decidió dejar su carrera de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Eafit para tomar clases de dj y producción, al mismo tiempo que iniciaba su carrera de Ingeniería de Sonido en la Universidad de San Buenaventura. Allí conoció muchas personas que compartían sus intereses y fue así como empezaron las reuniones en terrazas con amigos, donde la fiesta y el baile eran el medio para ampliar sus horizontes musicales y compartir un deseo colectivo: hacer buena música.

Estos espacios fueron creciendo hasta que un día se encontraron con 70 personas en una terraza bailando al ritmo de la música que Pascual y sus amigos tocaban, allí supieron que era el momento de materializar su arte en algo comercial que pudiera ser mostrado a muchas más personas.

La música como canalizadora de sus emociones

Cuando Pascual apenas empezaba a mostrarse al mundo como artista, tenía claro que ser dj no sería su profesión, solo era una actividad que disfrutaba hacer y mostrar a sus amigos, pero tenía otros planes para su futuro profesional. Ese pensamiento se fue desvaneciendo con el paso del tiempo y su exploración artística, o en palabras de Pascual: “Ya lo veo muy en serio, es un trabajo al que le tengo que dedicar tiempo, como cualquier otro trabajo, ya tengo una claridad artística más definida, qué quiero expresar, qué no quiero expresar, qué quiero mostrar, cómo me quiero mostrar”.

Para Arcane Prospect lo más importante al momento de hacer música es que cada pista transmita una emoción que lo esté atravesando en ese instante, un momento de su vida que lo sitúa frente al tornamesa y le hace expresar, a través de la música, lo que no podría con meras palabras. Por supuesto, que sea algo que también le guste escuchar al público, pero su música nunca va en contravía de sus emociones.

“Yo fui criado en una familia que me dio todo y me cuido mucho, me mostraron el mundo como algo muy bonito y cuando empecé a crecer y a enfrentarme al mundo me di cuenta de que no, entonces yo vivo como en un constante despecho con la vida, con el mundo, porque no es lo que yo toda mi niñez y parte de mi adolescencia pensé que era”, estas son las palabras de Pascual para explicar la melancolía y tristeza que está presente en sus pistas, incluso, es consciente de que muchos de sus amigos y oyentes lo reconocen por esto.

Una pregunta que ronda su cabeza constantemente es la de qué aporta su trabajo artístico a la escena de la música electrónica en Medellín, pues busca ser diferenciado por lo que hace y ser un referente de creatividad e innovación artística. Es consciente de que muchos de sus amigos y seguidores de Rouge, colectivo con el que trabaja hace cuatro años, se han vinculado a la escena o han empezado a amar el género musical por sus invitaciones a eventos o trabajo como artista, o como lo dice él mismo: “He puesto mi granito de arena para que la escena en la ciudad crezca”, que es de por sí muy reducida.

En el sentido musical siempre está en una constante exploración que le permita integrar a sus pistas nuevos ritmos con identidades latinas, colombianas y, sobre todo, paisas. Él lo expresa así: “Trato siempre de diferenciarme en mi música, entonces siento que también agrego eso de refrescar el sonido que se escucha en Medellín y en parte en Colombia”. No es un artista estático y le gusta que lo reconozcan por eso.

Además, busca ser un artista íntegro, donde no solo destaque su música, sino su calidad como ser humano al momento de trabajar colectivamente. Es por esto que procura pagar bien el trabajo del otro, ser justo y crear un ambiente de trabajo donde todos sean amigos, claro, sin dejar la responsabilidad de lado, pero buscando siempre un ambiente sano. Además, no puede obviar que los espacios de fiesta pueden resultar hostiles para las mujeres, dado que, como en muchos espacios, pueden darse situaciones de acoso y hostigamiento, por esta razón, en cada evento que organiza, se asegura de que haya personal vigilando el espacio y al que puedan acudir las personas que se sientan víctimas de situaciones incómodas.

Se sentirá realizado como artista cuando con el trabajo colectivo de djs, productores, sellos, organizadores y el público, se logre crear una escena más estable y consolidada, que ayude a cambiar el estigma que se tiene frente al género, incluso desde las entidades públicas que actualmente ponen muchas trabas para la realización de eventos. Mientras esto sucede, se asegura de que su trabajo sea reconocido por ser fresco y diferente, pues sabe que de esa manera aporta a la consolidación de una escena con identidad propia.