Tinder: dar y recibir…

Julieta Ramírez Rossi

Joan Pablo Salazar García

“Tinder es más un medio que facilita el contacto más lúdico, más sexual, más afectivo, pero no define el futuro de la relación… Lo que yo recomiendo es ir de menos a más y utilizar la intuición para ver si lo que estás viendo en un perfil concuerda con la persona con quien se habla”.

Carolina Gonzáles es médica general de la universidad CES de Medellín. Tiene una maestría en Sexología Clínica del Instituto Mexicano de Sexología y cuenta con varios títulos en el mismo campo. Su currículo completo se puede consultar en Sentido Sexual, página web de la que es creadora y en donde escribe sobre temas relacionados a la sexualidad.                                    

Conversamos con ella sobre la evolución de Tinder desde su creación; cómo se han modificado las dinámicas de los encuentros casuales y qué papel ha jugado la pandemia del Covid-19 en la redefinición de su uso.

¿El paso de lo real a lo virtual en las relaciones sentimentales se da por la timidez o por facilidad?

Yo pienso que fue más por la facilidad que ha ido evolucionando para conocer gente, porque ya se permitió a las personas conocer más gente y con la internacionalización con el medio de las redes se dio parte a una conexión global.

Pienso que al irse cerrando los grupos de amigos se dio esta necesidad social de crear un medio para conocer personas. Esto no solo se basó en creación de redes para parejas; de hecho, Tinder permite seleccionar si quieres pareja o amigos, además también ayudó a que las personas pudieran enviar mensajes en vez de hacerlo directo. De pronto el miedo o timidez sí está ahí, pero no es lo primario de la creación de estas redes.

¿Qué sabes sobre el Sexting y por qué crees que se intensificó con Tinder?

Pues esta práctica llevaba muchos años realizándose. El Sexting es una forma en que la gente envía contenido erótico con mensajes, fotos y videos. Entonces lo que pasa con la creación de Tinder, es que las personas vieron esta plataforma como una herramienta o medio más para conocer posibles parejas o para tener una relación sexual abierta.

Pero cabe aclarar que uno puede tener Sexting por diferentes medios como FaceTime, WhatsApp, un correo electrónico u otros medios. No se necesita Tinder solo para realizar estas prácticas.

¿La violencia de género se intensificó con Tinder?

Según de lo que tengo conocimiento la violencia de género sí se aumentó de una forma ya sea hacia hombres o mujeres, pero en su mayoría hacia las mujeres. Y en Tinder se puede evidenciar desde un mensaje, cuando se conocen, y no solo es una violencia física sino comentarios degradantes en los cuales se pone a la mujer como objeto o ser inferior.

No es que haya una intensificación o un cambio en la forma del maltrato, si no que algunas personas en vez de expresarlo de manera directa lo hacen por medio de mensajes.

¿Qué sabes acerca del Ghosting?

Es una práctica en que una de las dos personas que están hablando por cualquier medio se desaparece a lo fantasma. Los estudios muestran que lo hacen más los hombres que las mujeres y está muy ligado a esta incapacidad de decir que no, de expresar lo que sentimos, de comentarle al otro que no estamos buscando una relación seria.

Hay personas que en sus perfiles sí son honestas y ponen lo que están buscando, pero también hay otros que no tiene esa estabilidad para comunicar la verdad. Entonces, herramientas como el Tinder facilitan que las personas no se responsabilicen de dejar claro lo que quieren y esto ayuda a que mejor digan me desaparezco o no vuelvo a hablar cuando me canse.

Yo creo que esto está muy ligado a que como sociedad nos falta que nos responsabilicemos de nuestros valores, pensamientos, comportamientos. Haciendo que en el mundo actual con estas herramientas abucemos o mal utilizamos estos medios.

¿Las relaciones a través del Tinder pueden llegar a ser a largo plazo estables?

Es muy posible; de hecho, hay relaciones estables que se dieron por Tinder. Lo que hace la diferencia es la intención de cada persona al crear un perfil en esta red, porque hay personas que están buscando más pasar rico, solamente tener encuentros sexuales casuales y si eso es lo que buscan es lo que van a encontrar; dar y recibir.

Pero si una persona está buscando algo con la intención de conocer a alguien, se da que la compatibilidad es buena, que ambos tienen el deseo y que en las salidas con él o ella hay buena química es muy probable que suceda algo.

Incluso las relaciones que atiendo en el consultorio y tienen problemas de pareja, ya sea porque se hayan conocido en Tinder o no, tienen las mismas problemáticas normales. Por ejemplo, personas que se conocieron en la red y comenzaron con encuentros sexuales, y ahora tienen una relación estable, o personas que comenzaron a hablar normal como amigos y se formalizó la relación. A lo que quiero llegar es que Tinder es más un medio que facilita el contacto más lúdico, más sexual, más afectivo, pero no define el futuro de la relación.

Para agregar como experiencia propia: yo abrí un perfil en Tinder cuando estuve en México por un tiempo y salí con una persona por tres meses. Aunque las cosas no se dieron, puedo decir que hay muchos factores que pueden afectar una relación, porque en este medio tu puedes conocer personas de otros países y este cambio cultural ayuda mucho a que las relaciones varíen.

¿Qué recomendación le darías a una persona que está comenzando en el Tinder y tiene que enfrentarse a muchos diferentes perfiles y diferentes tipos de personas?

Es verdad que hay muchos perfiles y justo la persona que le di “Like” o hice “Match” puede que no esté buscando lo mismo que yo. Lo que yo recomiendo es ir de menos a más y utilizar la intuición para ver si lo que estás viendo en un perfil concuerda con la persona con quien se habla. Es agudizar estos sentidos que te indican: No me cuadra esto con aquello, o estas fotos no me cuadran. Porque en estas rede existen riesgos, como por ejemplo ser extorsionado, de violencia, maltrato o engaño.

Es tener mucho cuidado porque de todas formas vivimos en un país violento y la idea es no dar papaya en ese sentido. Así que recomiendo tener un tiempo en la aplicación, no dar celulares personales sin haber conocido un perfil de Facebook o de Instagram de la otra persona, tampoco dar ubicaciones, direcciones o rutinas de tu día, y muy importante ir mirando las intenciones de la otra persona.

Algo que también me gustaría comentarles es que estas aplicaciones siendo hombre o mujer, si te sientes violentado puede denunciar o cancelar el Match. Porque estas aplicaciones tienen márgenes de seguridad que ayudan a los usuarios.

¿Alguna de sus pacientes ha sufrido de violencia o ha tenido una mala experiencia con Tinder?

Puede llegar a pasar, sobre todo por los perfiles falsos. Pero perfiles falsos puede haber en Instagram, en Facebook…pero claro, como esta herramienta es más para conocer personas, se puede prestar para eso.

La idea es seguir varios pasos antes de que lleguen a la parte presencial. Es importante que cuando se conozcan sí han conversado por otros medios, que hayan escuchado a la persona, se hayan visto por videollamada. Es mejor no conocerse en un lugar privado. No hacerlo ni en tu casa ni en la casa de la persona. Tampoco que sea en la noche, sino a la luz del día. Siempre hacerlo en un lugar público, preferiblemente en un centro comercial o en un lugar donde sepas que si en algún momento te sientes en peligro puedes salir y pedir ayuda.

Mínimo que una persona sepa dónde vas a estar. Ojalá dos. Por si a una se le olvida, tengas a alguien más pendiente de ti. Los celulares incluso tienen la opción de compartir tu ubicación en tiempo real, puedes decirle a tu mejor amiga, a tu papá, a tú mamá, a una persona de tu confianza: “Mira, tengo esta cita con este hombre o mujer que no conozco, te voy a compartir mi ubicación en tiempo real, yo te estoy escribiendo cualquier cosa, y si no te escribo voy a estar en tal lugar y tal lugar, y es que necesito ayuda”. También tener los celulares con 100% de batería.

¿Piensa que durante el confinamiento el uso de Tinder cambió?

Sí. Pero creo que más que cambiar, se incrementó el uso de la aplicación. Lo que puede estar cambiando en el uso del Tinder es que las personas no están con miras de conocerse. También se pudo haber aumentado todo. Desde la parte erótica o sexual por sexting, hasta los que no tenían con quién hablar y buscan tener conversaciones amigables con personas en Tinder.

¿En tú opinión Tinder es más para el sexo, o para conseguir una relación?

Realmente Tinder se creó para conocer a personas para una posible relación. Pero la mayoría de la gente lo usa para tener relaciones sexuales. Tinder es una aplicación para parejas, y para sexo. Yo creo que depende de la intención que tenga cada persona que se haga un perfil.

Puede haber dentro de las personas que viven solas o no tienen pareja, no solo que estén buscando el sexting en aplicaciones como Tinder sino que también busquen contactar, desahogarse emocionalmente, hablar de otras cosas, crear otros vínculos como amistades.

¿Se generan más celos en una relación de pareja que se forma por Tinder?

Sí, se puede generar miedo o celos. Pero también hay personas que cuando empiezan una relación quitan el perfil de Tinder porque ya encontraron lo que buscaban. Aunque está el riesgo de conocer a alguien y al empezar la relación, ese alguien siga teniendo Tinder.

Hay personas para las que tener un perfil de Tinder y estar en una relación de pareja, se hayan conocido o no por Tinder, es infidelidad. “¿Qué estás buscando si ya estás conmigo en una relación?”. Así como hay personas para las que no es una infidelidad. Pero sí, podría ser un generador de problemas, de desconfianza en la relación de pareja. Sin embargo, lo que hacen muchas parejas es que, si empiezan una relación por Tinder, quitan el perfil.

¿Consideras que el uso de Tinder va a seguir en aumento o va a disminuir una vez que se acabe la pandemia y podamos salir con libertad?

En el mundo de las relaciones de pareja, cada pareja es un universo independiente. Cada relación de pareja es única e irrepetible. Y claro, aunque haya relaciones de pareja que hayan iniciado o estén iniciando en este momento de confinamiento, cada caso es distinto. Con o sin Tinder, este encierro ha hecho que sea “bendita pandemia” o “maldita pandemia” para muchas parejas. Hay muchas parejas que se han encontrado más pero hay otras que se han desencontrado por completo.

Lo que sí puede pasar, aunque no podemos generalizar, es que se afecte la forma de comunicarnos. No es lo mismo estar sexteando, o hablar por teléfono, a compartir un momento en persona. Entonces sí se puede modificar en muchos aspectos la manera en la que las parejas se estén relacionando, y por la cual también se relacionen por Tinder.

¿Cómo se mantiene la chispa en las relaciones a distancia?

Si es por Tinder, tienes que aumentar los kilómetros o la distancia para de verdad conocer a alguien que está en otra parte. Pero sí se ha dado. Hay personas que se conocen por Tinder y que están en ciudades, o incluso países diferentes.

Primero, las relaciones a distancia no son para todo el mundo. No todo el mundo es capaz, o no todo el mundo quiere tener una relación a distancia. No es lo mismo que una pareja lleve un año de relación y estén a distancia, a conocer a alguien a distancia, empezar una relación de pareja a distancia y continuarla. Tampoco es lo mismo tener una relación a distancia con una persona en Alemania, a tener una relación a distancia con una persona en México. No es lo mismo cuatro horas de vuelo, a quince horas de vuelo.

Lo segundo, es que como cualquier relación va a tener sus retos y sus cosas buenas. Pero al ser a distancia tiene retos más importantes. Por ejemplo, muchas personas se sienten amadas es con el contacto físico, lo cual no se puede tener a distancia.

Algo que sí mantiene las relaciones a distancia es tener claridad de cuándo se van a ver. Si se tiene claro que dentro de tres meses se va a ver a la persona, se tiene un objetivo claro y en esos tres meses se puede trabajar en fortalecer los vínculos.

Todo va a depender mucho de las ideas, la actitud y de la personalidad de la persona, no basta con que uno de los dos quiera hablar. Le deben dar prioridad a la relación. Aunque también va a depender de lo que cada uno esté buscando.

¿Desde tú punto de vista, lo recomendarías?

No podemos generalizar, no es como que recomienda o no. Hay personas que dicen: “Yo nunca abriría Tinder, ni tendría una relación a distancia por Tinder”, como hay personas que dicen: “Yo sí lo abriría y quiero buscar relaciones sexuales casuales” o una relación de pareja. Mi recomendación es que cada persona se haga responsable de las decisiones y de las acciones que tome.

Hay que utilizar estas aplicaciones con responsabilidad. Nos facilitan muchas cosas, pero tenemos que ser nosotros los que tenemos la  cabeza, la capacidad de resolución de problemas y de manejar situaciones. Que manejemos la aplicación, no que la aplicación nos maneje a nosotros.…

Posts Recomendados