Carlos Fernando Niño Aprendizaje en el deporte y en la pandemia

Sergio Suescún Silva

Es una tarde soleada. Luego del entrenamiento cotidiano, los futbolistas del Deportes Tolima se van a los camerinos. En ese momento, emerge la figura del médico Carlos Fernando Niño, quien ha estado atento a cada uno de los ejercicios desarrollados durante la jornada. Dado que no hubo ninguna lesión, habla con el entrenador y le da su reporte médico. Acto seguido, mira su agenda para continuar con otras labores de su profesión.

Carlos Fernando Niño Valbuena es un médico cirujano general apasionado por el deporte. Dedica gran parte de su tiempo a acompañar a los futbolistas en su práctica y se siente uno más del equipo.
Se graduó en 1995 como médico cirujano general en Escuela de Medicina Juan N Corpas, de la ciudad de Bogotá.

Como él mismo lo dice “fue un golpe de mucha suerte y una bendición de Dios el haber empezado mi práctica médica en Ibagué”. Con el paso de los años, y ya graduado, continúa viviendo en la ciudad musical de Colombia, donde ha sido contratado para prestar sus servicios en la Clínica Minerva, en la Clínica Tolima y en el Hospital Federico Lleras Acosta.

El médico Niño ha ejercido su profesión durante varios años, a la vez que trabaja con el deporte.

Hace 15 años tuvo su primer contacto con el Deportes Tolima. “En esa época enviaban varios jugadores del equipo a mi consultorio. Con el pasar de los días, me llamaron para que presentara mi hoja de vida a esta institución deportiva de la ciudad de Ibagué”.

El Deportes Tolima contaba con un médico deportólogo, que era el doctor Juan Carlos Mejía. Esta situación hizo que el médico Niño le manifestara al gerente del momento, que le encantaría ser el colaborador del doctor Mejía, y la respuesta que recibió fue: “usted no va a ser colaborador de nadie. Usted va a ser el médico del equipo”. Ante el asombro, le aclaró al directivo que él no era ni ortopedista, ni deportólogo, sino médico cirujano general, de urgencias y traumas. Para su sorpresa, la respuesta del gerente fue: “sí, lo necesitamos a usted”.

Hoy en día, el médico Carlos Fernando Niño es reconocido como un profesional consagrado, responsable y comprometido, cualidades que lo han llevado a ser apreciado por los equipos del fútbol colombiano, entrenadores, jugadores, hinchas y por los periodistas.

Estos años con el Deportes Tolima han sido de trabajo intenso. Así lo expresa cuando dice que ha aprendido de Medicina Deportiva sin ser deportólogo. “Se ha estudiado mucho y pienso que hemos ido por buen camino”.

La afectación de la pandemia del covid-19 en lo deportivo

Uno de los retos que ha tenido que asumir el médico Niño, ha sido afrontar junto con los deportistas, las consecuencias del confinamiento por la pandemia del covid-19.
La cuarentena afectó tanto la parte física como técnica de los jugadores. “Por más que queríamos dirigir, ejercitar en casa, monitorear el peso corporal, que se cuidaran en la alimentación, que trataran de hacer ejercicios que se pudieran hacer dentro de sus apartamentos o sus viviendas, fue complicado”, manifestó el médico.

Durante el aislamiento obligatorio, el cuerpo técnico hizo una estrategia estructurada junto con la asistencia del Departamento Médico del equipo, que consistió en ubicar bicicletas estáticas, de spinning y colchonetas en las casas de los jugadores. Además, se les entregó una rutina de ejercicios de estiramiento y de alta intensidad en espacio corto.

Mediante la plataforma Zoom, se integró a todo el equipo de jugadores y al cuerpo técnico, para la aplicación de la estrategia. Por su parte, el personal del Departamento Médico visitaba a los jugadores, para monitorear los pesos corporales y solucionar posibles necesidades en su entrenamiento en casa. No obstante, cuando se dio vía libre a los entrenamientos se notaron falencias en el acondicionamiento físico y en la pérdida de técnica futbolística. Esta situación condujo a un reentrenamiento y un reacondicionamiento en la práctica deportiva. En palabras del médico Niño “fue tedioso, pero se logró.”

En este reencuentro con las canchas hubo lesionados. Se presentaron contracturas, tendinitis y sobrecargas, que limitaron el nivel competitivo, pero era algo que se esperaba, dada la larga quietud deportiva. Así mismo, aseguró, el reacondicionamiento aeróbico y anaeróbico fue complicado.

El médico Niño es el director del departamento médico del Deportes Tolima.

Impacto psicológico en los deportistas

Con el fin de mantener a los jugadores en un alto estado de motivación a pesar del confinamiento, el médico Niño acompañó permanentemente y se comunicó con cada uno de los jugadores a través de la virtualidad y los visitó en sus casas. “El hecho de estar todos conectados por una plataforma, de reírnos y de hacer ejercicio, permitió que no se perdiera la camaradería”.

Dentro de la estrategia de manejo psicológico, se sumó al acompañamiento, el estar centrados en la realidad de cada jugador y su familia. Por fortuna, “Mentalmente son jugadores muy fuertes”, manifestó.

Aunque se presentaron casos positivos para covid-19 en integrantes del equipo, ningún jugador necesitó hospitalización ni soporte médico complejo. Según el médico, todos cumplieron su tiempo de cuarentena. Este hecho ha permitido mantener la motivación de los jugadores. “El organismo guarda memoria inmunológica. Entonces, este virus ha afectado de manera diferente, ha sido muy bizarro y cambiante. Hoy en día no sabemos por qué para unos solo es un resfriado común, otros no presentan ningún síntoma, mientras otras personas han fallecido por el virus”.

Al estar expuestos al virus, independientemente de si se es trabajador de la salud o no, en cualquier sitio se puede presentar el contagio. Por tanto, como lo expresa el médico Niño, “esta situación se debe afrontar con responsabilidad y precaución”.

En Colombia se ha dificultado que los deportistas manejen un perfil profesional. Algunos no tienen la madurez necesaria para un deportista de alto rendimiento, pues toman el tema de la pandemia como un juego.

El médico Niño ha recibido solicitudes de valoraciones y consejos de entrenadores y deportistas de disciplinas como tenis de campo, atletismo de fondo y salto de garrocha, para alcanzar un alto rendimiento e impacto en las competencias, puesto que estos deportes son de mucha exigencia. Estas solicitudes se han multiplicado en esta época de pandemia.

El covid-19 es un virus cambiante, según lo manifiesta. Para él, es muy importante saber cómo tratarlo y abordarlo. Sin embargo, no se arriesga a predecir el futuro. “Por el momento, sabemos que han muerto muchas personas. Hablemos de Europa, Estados Unidos, América Latina, Centroamérica o Colombia. Entonces es hacer una remembranza, una recopilación de todo lo que está sucediendo, analizarlo, reinventarnos y, sobretodo, ser responsables. Si esto lo logramos controlar, podemos lograr cosas positivas”, concluye el médico Niño, frente a lo que pueda venir en los próximos años frente a la pandemia.

Posts Recomendados