Engagement: una nueva forma de concebir a las audiencias
La era de la recepción pasiva ha desaparecido. Las audiencias, cada vez más críticas, representan un nuevo reto para los medios.

Un reto que tiene como eje principal entender cómo se consume la información, conocer quiénes conforman las audiencias y saber cómo construir una relación duradera.


El editor jefe de la revista digital Playground Media, Antonio J. Rodríguez, estuvo en Medellín como invitado del Festival Gabriel García Márquez de Periodismo.

Hizo parte de los panelistas en la charla “El misterio de las audiencias: más allá del engagement”, un conversatorio que buscaba ampliar la forma de ver a las audiencias emergentes en el periodismo y la era digital.

Y resaltar el gran crecimiento de revistas digitales y medios como Playground, que desde el 2015 comenzaron a reforzar la interacción con su audiencia, cambiando del simple “me gusta” por campañas que tienen como foco principal la acción ciudadana y el cambio social.

Se dice que el engagement (compromiso o implicación) podría relacionarse con otras variables, ¿existe alguna relación entre el contenido y el engagement?
Hay una relación proporcional entre la calidad del contenido y el engagement; es decir, tú puedes publicar muchos contenidos con muy poco engagement y entre todos te den buenas cifras o puedes tener contenidos muy buenos y precisos que te funcionen como la suma de muchos contenidos.
¿Puede dar algún ejemplo donde se vea de forma muy evidente esta relación?
Esta relación se puede ver en todas las distintas expresiones de comunicación que existen. Por poner un ejemplo fuera del periodismo, a lo mejor con un video musical bien realizado puedes hacer lo que la suma de 300 videos haría.
Pero para lograr ese “bien realizado” se debe tener muchas cosas en cuenta, ¿cuáles cree que son las más importantes para lograr el objetivo?
Para cualquier tipo de producción, ya sea textual, audiovisual o artística, creo que las características más importantes son el esfuerzo, la fuerza bruta de trabajo y también la calidad.
Se ha visto últimamente a los medios utilizando la viralidad para crear audiencias fieles, ¿cómo funciona esta relación?
La viralidad funciona como un espacio para llegar a más personas; es decir, para cada medio es importante tener comunidad y al mismo tiempo también es importante aprovechar los nuevos espacios que hay para colarse hacia nuevas audiencias.
Antonio J. Rodríguez durante la charla “El misterio de las audiencias: más allá del engagement”. / Foto tomada por Julián Roldán / FNPI.
Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, ¿la aparición de las analíticas web influye dentro del contenido que se genera un medio?
Influyen sobre todo a la hora de pensar la manera de transmitir la historia. Los medios de comunicación tenemos la obligación y responsabilidad de tener una agenda y unas prioridades que nos ayudan como herramientas, pero también, por suerte, contamos con la información generada por las analíticas para saber cómo contar las historias.
En cuanto a las audiencias, ¿los medios buscan expandir su audiencia o satisfacer las ya establecidas?
El reto para los medios es conseguir las dos cosas, por un lado, cuando se tiene cierto número de seguidores evidentemente se busca mantenerlos, pero, si se puede ampliar el discurso para conseguir más, es mucho mejor.
Con el crecimiento de las audiencias más críticas, en el caso de Playground, ¿cómo son tomadas por el medio?
A veces es importante escuchar y aprender de las críticas. Otras veces también es verdad que son inevitables; es decir, en el momento en el que se publican contenidos que pueden ser conflictivos y que siguen el viejo lema de “contenidos que otra gente no quiere que se publique”, pues ahí estás generando un conflicto y tienes que lidiar de la mejor forma con ello, al igual que debes ser consciente de que se generará un conflicto.
¿Qué metáforas encuentra en el engagement? ¿Ha cambiado eso con los años?
Por supuesto, antes el engagement era tomado como algo aparte del medio, nosotros generábamos contenidos y ellos los consumían, como una cadena de producción. Ahora el engagement es igual a una relación de pareja.
Pero las parejas tienen problemas, ¿cómo el engagement podría presentar problemas?
En esta relación el funcionamiento es curioso, si se da mucho de lo que la audiencia pide, ¿dónde está nuestra agenda? No se puede estar satisfaciendo siempre a la audiencia, porque se aburre y se va a otro como se ha visto en muchas historias.

Posts Recomendados