Texto por Tomás Betancourt y

Pablo Andrés Orozco.

Ilustración por Laura Restrepo.

 

En este 2021 se cumplieron 25 años de uno de los principales accidentes aéreos ocurridos en los llanos orientales, en el que el reconocido escritor colombiano, Germán Castro Caycedo, se basó para escribir su libro El alcaraván.

Foto tomada de la página web de la editorial Planeta.

En las horas de la mañana del 30 de marzo de 1996, exactamente a las 8:35 a.m., hora local, el avión HK-2497 se estrelló poco después de despegar del aeropuerto Vanguardia, ubicado en Villavicencio, Meta. Según informó el capitán encargado del vuelo, Ricardo Medina Marmolejo, una falla en el motor izquierdo de la máquina fue el motivo que provocó el accidente aéreo, en el cual no hubo ningún muerto.

Foto tomada del libro El alcaraván de Germán Castro C.

Segundos después de haber despegado con dirección a La Macarena, Meta, a aproximadamente a unos 1900 pies de altura, se empezaron a escuchar una serie de explosiones que provocaron fuertes vibraciones al interior de la aeronave. El capitán Medina, al percatarse de lo que estaba pasando, declaró la emergencia y regresó al aeropuerto de Villavicencio, para aterrizar lo más pronto posible. Debido a los daños presentados, la velocidad y la altura a la que viajaba el avión disminuyeron a gran escala. Ante esta situación, los pilotos, como última opción, recurrieron a un aterrizaje forzoso en unos terrenos cercanos al aeropuerto, aproximadamente a un kilómetro de la pista más cercana (pista 22).

Fotos tomadas del reporte de la Aeronáutica Civil.

De acuerdo con la aerolínea que estaba encargada de operar el vuelo, en la aeronave iban 21 personas, 18 pasajeros y 3 tripulantes. Afortunadamente, la mayoría de las personas salieron ilesas, solo unas cuantas terminaron con heridas leves. De igual manera, el que no se presentara un incendio durante o después del aterrizaje fue vital para la supervivencia de los pasajeros y tripulantes.

 En una investigación realizada por la Aeronáutica Civil se reveló que: “La falla del motor izquierdo se dio como consecuencia de un mal ajuste en las válvulas de admisión de los cilindros número ocho y nueve, las cuales se quedaron pegadas en posición abierta, permitiendo el paso de la llama, presentando alta temperatura, lo que causó pérdida de rendimiento de la aeronave”.

https://www.aerocivil.gov.co/autoridad-de-la-aviacion-civil/investigacion/Histricos%20Accidentes/HK%202497.pdf

 

Así como este hecho, hay varios en el libro El alcaraván que le sirven a Germán Castro Caycedo para dar a conocer las particularidades de la historia de la aviación colombiana en los Llanos Orientales, donde la implementación de aviones DC-3 fue fundamental para su desarrollo.

Posts Recomendados